Aiguá

Aiguá y su entorno natural

Aiguá y su entorno constituyen un lugar ideal para el ecoturismo.

Cerros agrestes, grutas misteriosas, cascadas de aguas cristalinas, verdes montes, aves de diverso tamaño y colorido, cercos de piedra, leyendas de matreros y tesoros escondidos, son algunos de los atractivos de esta zona que forma parte de la Reserva de Biosfera Bañados del Este.

Cabalgatas, caminatas, trekking, mountain bike, birdwatching, son sólo algunas de las actividades que es posible realizar en el entorno de Aiguá.

Numerosos cerros coronados por rocas de curiosas formas, se alinean a los costados del camino. La Gruta de Salamanca, el cerro de la Bola o el cerro Catedral, son algunos de los principales puntos de interés.

Sin embargo, nadie mejor que los propios “aigüenses” para guiarle a través de los encantos de esta zona y compartir sus ricas historias y leyendas.

Cerro Catedral: El punto más alto del Uruguay

Fue durante años un verdadero desconocido.

Por no destacarse a la distancia como un cerro aislado, resulta difícil apreciar a simple vista sus dimensiones. Tal vez por ello, recién en 1973 se estableció que el Cerro Catedral, también conocido como cerro Cordillera, era el punto más alto del país, con 513 m.

Se accede a través del camino que nace en el km 67 de la ruta 39.

Debe su nombre a la formación de rocas que lo coronan, que a los ojos de algunos observadores, parece una iglesia semiderruida.

Cerro de Bola
Desafiando la fuerza de gravedad

Unos 13 km al sur de Aiguá encontramos esta curiosa formación. Se trata de una elevación coronada por bochas de piedra de gran tamaño, producto de la erosión de la roca original.

Gruta de Salamanca

Estrechos senderos de tupida vegetación, donde se destacan los helechos, nos conducen a esta gruta ubicada a unos 200 metros de altura, en lo alto de un pintoresco cerro. Por sus dimensiones (300 metros de ancho por 4 de altura) es considerada una de las de mayor tamaño de nuestro país.

Esta cueva supo ser antiguo refugio de fieras, contrabandistas y de un famoso bandido apellidado Lemos, que dio nombre a uno de sus rincones.

El entorno de monte serrano del Parque Municipal de Salamanca, en el que se encuentra la gruta, es un sitio ideal para la observación de aves.

Para acceder al lugar es necesario abandonar la ruta 13 y tomar por el camino vecinal, tal como lo indica la señalización.

Mirador natural

Unos 10 kilómetros y medio al sur de la ciudad de Aiguá, por la ruta 109, le recomendamos detenerse en este mirador natural, con impactantes vistas del paisaje serrano.

Es, además, un sitio ideal para la observación de aves, entre las que se destacan el cuervo cabeza roja, el benteveo real, la garza silbadora, el carancho y la seriema.

El Saladero de los Piratas

Este lugar, en el paraje Coronilla, fue el centro de operaciones de piratas holandeses que se dedicaban a la faena de cueros y su contrabando, allá por 1700. Según cuentan los lugareños, los corsarios trasladaban en carretas los cueros aquí preparados, hasta el cercano arroyo José Ignacio y por él hasta las costas de Maldonado, donde esperaban los barcos que los llevarían a Europa.

Los corrales y gruesas paredes de piedra que aún permanecen en el lugar son mudos testigos de esa etapa de nuestra Historia conocida como “La Edad del Cuero”.

Muy cerca de este antiguo saladero, a la altura del kilómetro 70 y medio, la ruta pasa frente al lugar donde murieron fusilados los últimos condenados a muerte del Uruguay.

Ruta 109. Paisajes de singular belleza

La ruta 109 es un camino sinuoso y poco transitado, que atraviesa una de las zonas más altas del Uruguay.

En épocas de diligencias y de correos a caballo, era la ruta preferida para llegar hasta Rocha, pues ofrecía menor riesgo de corte por desborde de los arroyos que la atraviesan, que los caminos más próximos a la costa.

Son 55 kilómetros de cambiantes paisajes, tras las innumerables curvas de su recorrido.